Cáscaras de banano eliminan metales de las aguas

cáscaras de banano

Si bien ha sido demostrado por diferentes investigaciones, existen personas que aún lo desconocen. Pero lo cierto es que las cáscaras de banano eliminan metales de las aguas contaminadas. Entre otras tantas virtudes y usos alternativos, suple en este caso a otros costosos tratamientos.

Con el objetivo de eliminar sustancias tóxicas del vital elemento, varios laboratorios han invertido en programas de investigación. Sin embargo, las cáscaras de banano simplificaron el problema y acercaron una simple y natural solución.

Otros usos comunes de las cáscaras de banano ya son reconocidos. Son habitualmente usadas como fertilizante para la tierra, insumo para cosméticos y poderoso lustrador de objetos de plata.

Por propia naturaleza, las cáscaras de banano contienen nitrógeno , azufre y ácidos carboxílicos. Ésto permite, principalmente gracias a concentración de los ácidos, separar y decantar los metales tóxicos que estén presentes en el agua. 

El método para la purificación del agua consiste en utilizar las cáscaras secas. Posteriormente, deben picarse las mismas antes de entrar en contacto con el agua. Por otra parte, una de las llamativas y grandes ventajas es que cada cáscara puede ser reutilizada hasta once veces con el mismo fin purificador.

La enorme cantidad de cursos de agua e incluso estanques contaminados a nivel mundial es alarmante. Ríos, arroyos, pozos semisurgentes y otros recursos abastecedores del vital elemento pueden ser en cierta manera tratados con las cáscaras de banano.

De manera similar a lo ocurrido con el banano, otras pruebas se habían llevado a cabo previamente. Diferentes equipos probaron la eficacia de fibras de coco y cáscaras de cacahuates; por dar algunos ejemplo. Sin embargo, la diferencia fue contundente.

Hasta el momento, es el único componente natural que suple la tarea de algunos productos químicos usados para lograr el mismo objetivo. Pero siempre ha estado latente el peligro y la desconfianza acerca de los daños colaterales que pudieran causar los mismos.

Cáscaras de banano como agentes purificadores de agua

Entre una gran variedad de pruebas, el grupo de experimentación encabezado por Gustavo Castro fue el que detectó el asombroso comportamiento. Junto a un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Sao Pablo (Brasil), realizó los ensayos en un torrente de agua dulce.

En relación al informe, puede destacarse además que esta práctica solucionaría un grave inconveniente generado al medio ambiente. Es que las sustancias tóxicas presentes en arroyos y ríos suelen ser absorbidas por algas y moluscos.

Al tratarse de una parte de la dieta alimentaria la situación se agrava. Algunas especies de peces y otros componentes de la fauna de cada lugar pueden sufrir de envenenamiento y muerte.

Por otro lado, la idea de que las cáscaras de banano eliminan metales de las aguas es reveladora. Puede de manera sencilla convertirse en una realidad en las plantaciones del mismo fruto. Aplicando el proceso es posible desinfectar y liberar de cobre y plomo a los almacenamientos y canales de agua utilizados habitualmente.

Cabe aclarar que los alcances de ésta purificación son limitados. El hecho de separar al líquido de la presencia invasiva de los metales no convierte al agua en potable para el consumo humano.

Para llegar a ese punto, sería necesario transitar por otros procesos. El adecuado filtrado y una correcta alcalinización para lograr un valor de PH adecuado (grado de acidez). Posteriormente, la incorporación de cloro o productos similares es un paso ineludible. A través de ese agregado se consigue matar probables bacterias y micro organismos.

El estudio desarrollado significó además el punto de partida para otros grupos de investigación científica. Desde la comprobación de que las cáscaras de banano eliminan metales de las aguas el interés crece. Se ha transformado en una revelación que da inicio a nuevas investigaciones.